Servicio Certificado GM | GM Parts - Tips para el manejo y cuidado de tu auto
Muestra los consejos para el mejor cuidado de tu automóvil.
cuidado automóvil, tips automóvil, manejo automóvil, el mejor cuidado para tu motor.
1652
page,page-id-1652,page-child,parent-pageid-1547,page-template-default,ajax_fade,page_not_loaded,smooth_scroll,

Tips para el cuidado y manejo de tu auto

TIPS

Los siguientes tips y consejos son útiles y prácticos para el mantenimiento y uso de tu auto, pero en ningún caso sustituyen los programas de mantenimiento preventivo que deben aplicarse a cada modelo.

Consulta tu manual de propietario para saber el tipo y frecuencia de servicio que necesita tu auto.

 

Para que la pintura de tu auto permanezca impecable, aplícale un encerado completo en cada cambio de estación; la cera lo protege de la humedad y los rayos ultravioleta, causantes de la decoloración de la pintura.

¿Cómo saber si el auto necesita una capa de cera?

Muy fácil: basta dejar caer una taza de agua sobre el cofre, si el agua forma grandes gotas que se resbalan entonces la cera actual está en buen estado, si por el contrario, el agua forma manchas al deslizarse, es tiempo de una aplicación de cera.

Hay distintos tipos de cera según la edad de la pintura: para autos nuevos, seminuevos (2 a 4 años) y restauradores de pinturas maltratadas.

Si circulas por carreteras constantemente es posible que quieras poner un mosquitero o máscara al frente de tu auto. Lo recomendable es uno que se adapte al perfil del mismo; aunque reducirá la aerodinámica, incrementará la resistencia al aire y generará mayor consumo de combustible (esto puede ser imperceptible). De hecho, esto también sucede con cualquier accesorio exterior, como una rampa para maletas o bicicletas.

Lavado

Nunca permitas que tu auto se lave con detergentes o jabones de cualquier tipo, éstos perjudican la pintura, restándole brillo y tiempo de vida.

Usa un jabón neutro en poca proporción, disuelto en agua. El líquido suavizante de telas es buena opción si se emplea en una relación de 2 tapitas por cada cubeta de agua. Usa una franela suave para lavar el auto. No dejes que el agua se seque al aire, mejor utiliza otro lienzo limpio para secar tu vehículo. Lava las llantas con un cepillo de cerdas firmes (nunca de alambre) para desprender tierra y sedimentos; y enjuaga inmediatamente.

Recuerda: conserva el agua. Un auto se lava perfectamente con sólo 2 cubetas.

Aunque las carrocerías actuales son resistentes a la corrosión y humedad en alto grado, se recomienda lavar el auto cada dos semanas.

Para los vidrios y limpiaparabrisas puedes usar líquidos limpiavidrios en pocas proporciones, disueltos en agua; no los apliques directamente.

 

 

Un auto limpio es un auto agradable

No dejes el cenicero con restos de cigarros o residuos de alimentos porque además de las bacterias que van a circular, la tapicería va a impregnarse de olores desagradables y difíciles de eliminar; evita también que se derramen líquidos y residuos en la alfombra, así que elimina las latas y botellas de todo tipo que se encuentren dentro de tu vehículo. Aspira tu auto una vez por semana (en promedio). Haz circular a toda su potencia los conductos del aire acondicionado (por unos 20 segundos cada 2 semanas), para expulsar polvo y partículas acumuladas, luego aspira el interior del auto.

Los tableros se limpian con un paño suave, ligeramente húmedo; nunca uses solventes de ningún tipo. Evita también aplicar abrillantadores a las superficies interiores, sobre todo en aquellas partes que puedan generar reflejos peligrosos al conducir. Tampoco recomendamos aplicarlos al volante o a la palanca de velocidad, ya que las superficies quedan resbalosas y pueden convertirse en un riesgo serio.

Por lo que se refiere a la cajuela, mantenla vacía lo más que puedas, pues es para cargas ocasionales como la despensa, ropa o paquetes del trabajo; desocúpala tan pronto como sea posible y deja sólo lo indispensable en su interior, como reflejantes de emergencia, kit de herramientas básicas y extintor; así como el gato y su refacción. Usa ligas sujetadoras para mantener las cosas en su sitio durante los traslados. Una cajuela llena agrega peso y provoca mayor consumo de combustible.